Batalla de San Mateo

 

 

La batalla de San Mateo fue una encarnizada ofensiva que libró el ejército patriota, en plena independencia, específicamente: del 178 de marzo al 25 de marzo de 1814, para defender a Valencia y a Caracas del enemigo español; y de esta manera mantener la naciente República, decretada en 1813 después de la Campaña Admirable y conocida en la historia nacional como la Segunda República. Fue sin dudar a dudas la batalla más larga del proceso independentista venezolano.

sanMateo

BOVES, EL DEMONIO DE LOS LLANOS ATACA

José Tomás Boves fue un español residenciado en la Venezuela de los siglos XVIII y XIX, en finales del primero y en principios del segundo. Él fue toda una contradicción por si solo: blanco de la Iberia que residía en los llanos venezolanos sin distinto de casta (clase social de la época), soldado patriota primero, luego jefe realista, amigo de los locales y a la vez enemigo de ellos.

Cuándo estalla la Guerra por la Independencia en 1811, Boves es partidario de la causa patriota, pero en 1812 es considerado traidor y sentenciado a muerte. Logra huir y se incorpora al bando contrario. Ya en 1813 es, realmente, el Jefe de la Coalición Realista. Es considerado el más brutal y despiadados de los jefes realistas, hasta el punto de ser llamado: el Demonios de los llanos.

Boves, fue capaz de reconquistar el territorio antiguamente español desde los llanos… por ello era muy importante evitar que tomara el centro del país, Valencia y Caracas, donde se concentraba el poder político y con esto la República.

LA BATALLA

Después de la Batalla de La Victoria, donde José Félix Ribas pudo contener al Demonio Boves por tres días en las cercanías del centro (en la Victoria actual estado Aragua) el Libertador Simón Bolívar ideo un plan para lidiar con el Demonio de los llanos. Restableció su cuartel general de Valencia a San Mateo en el estado Aragua.

El plan consistía en atraer la atención del caudillo español para alejarlo de Valencia y Caracas. Bolívar encargó al Capitán Antonio Ricaurte el mando del piquete, grupo de soldados en la jerga militar, que custodiaba el arsenal del bando republicano en la hacienda de San Mateo, propiedad del mismo Bolívar

La estrategia consistía en abastecer al ejército independentista con los recursos de la hacienda y preparase para combatirlos en un territorio conocido y relativamente lejos de los centros poblados y políticos importantes.

Es bueno mencionar, que las tropas republicanas estaban bastantes maltrechas debido a la guerra: 1.500 era el número de efectivos a pié, de infantería, y 600 jinetes, de caballería; los cuales tenían que enfrentar a 2.000 infantes y a 5.000 jinetes llaneros del ejército bovecista.

Después de casi diez días de batalla, de sacrificar la hacienda y de más de 213 bajas en el bando republicano y de 800 a 1.000 muertos del lado realista, la batalla terminó.

Los republicanos lograron mantener la plaza y hacer que retrocediera el enemigo; en otras palabras: obtuvieron la victoria.

Antonio Ricaurte

Prócer colombiano que lucho por la independencia de Colombia, Venezuela y del resto del continente Sudamericano. Nació en Villa de Leiva, Colombia, el 10 de julio de 1786. Entre 1799 y 1804 estudió en el colegio de San Bartolomé de Bogotá, completando su formación de manera autodidacta, por sus propios medios. Tiempo después se casó con Juana Martínez Camacho y formó una familia.

“Destapó a culatazos los barriles de pólvora que encerraba el parque, y despidió a sus compañeros de armas, cuando los enemigos entraron, encendió el arsenal que resguardaba, diezmó a los invasores y acabó con su propia vida”, en Venezuela Heroica, la épica epopeya de la independencia escrita por Eduardo Blanco.

Ricaurte participó en los hechos revolucionarios que se produjeron el 20 de julio de 1810 en Bogotá (desconocimiento de las autoridades y del gobierno español), los cuales tuvieron su antecedente en los hechos del 19 de abril de 1810 en Venezuela. Gracias a su decidida participación contra el régimen colonial, fue llamado por sus compañeros como El Chispero.

En 1813 se incorpora al ejército libertador venezolano por órdenes del mismo Bolívar, para participar en la Campaña Admirable de 1813 y tuvo una destacada participación en los combates de La Grita (13 de abril), Carache (19 de junio), Niquitao (2 de julio), Taguanes (31 de julio) entre otros.

A partir del 25 de febrero de 1814 libró una serie de escaramuzas entre patriotas y realistas en un área comprendida entre el lago de Valencia y San Mateo, hasta el 17 de marzo cuando empieza la Batalla de San Mateo.

Ricaurte en La Batalla de San Mateo ante la inminencia de la captura de un cargamento de pertrechos, en la casa principal de la hacienda, decidió prender fuego a la pólvora de los pertrecho haciéndolos volar, pereciendo tanto él como aquellos soldados que se encontraban dentro del recinto. Bolívar aprovechó el desorden que se produjo entre las fuerzas realistas, para efectuar un contraataque que culminó con la reconquista de la plaza y expulsión del enemigo.

Gracias a ese épico acto de patriotismo se pudo obtener la victoria de aquella cruda batalla.

El 25 de marzo se conmemora el bicentenario de La Batalla de San Mateo y del sacrificio de Ricaurte.

 

 Descargar "Batalla de San Mateo" en PDF